Graffiti del artista calljero italiano conocido como "Blu·

sábado, 30 de junio de 2018

Parte I: La lucha por la vivienda en Buenos Aires, el caso de la ex Autopista 3, Central (ex AU3)


La ex Autopista 3 fue un programa de trazado urbano realizado durante la dictadura militar argentina en 1982. El proyecto formaba parte de la política llevada adelante por el ex intendente de la Ciudad de Buenos Aires, el Brigadier Osvaldo Cacciatore. La construcción de la autopista tenía previsto el plan de unir el norte y el sur de la ciudad. Este proyecto se produjo en un contexto de fuertes vínculos entre el gobierno militar y empresas constructoras beneficiarias de licitaciones públicas. Fue así que en aquella época se construyeron grandes autopistas en la ciudad de Buenos Aires bajo la apariencia del desarrollo urbano. Pero ¿qué significa el desarrollo urbano?. Básicamente la noción de desarrollo presentada por la dictadura militar tenía que ver con un fuerte proceso de higienización. Este proceso se llevó a cabo mediante lo que fue llamado como “Plan integral de erradicación de villas miserias”: 


Como dice Löic Wacquant en su trabajo sobre “Los condenados de la ciudad” (2001), los términos favela en Brasil, gueto, en Estados Unidos, banlieue en Francia, villa en Argentina, son empleados para designar a las poblaciones más estigmatizadas y situadas en la base de la pirámide social. En ese contexto, la Ciudad de Buenos Aires fue protagonista de un programa social de expulsión de aquellos condenados. Una limpieza que tenía que ver con la propuesta de “embellecer” y desarrollar la ciudad. En ese contexto represivo y dictatorial, se crea el Plan de Autopistas Urbanas que, entre otros, incluía el Proyecto de la Autopista 3 (en adelante ex AU3). La puesta en marcha del proyecto significó demoler las viviendas que forman parte de la traza de la futura autopista.

Sin embargo, tras la derrota de la Guerra de Malvinas, en 1982 y la decisión del gobierno militar de convocar a elecciones para el año siguiente, la Autopista 3 nunca fue construida lo que transformó a la zona en un espacio de casas vacías, muchas de ellas destruidas total o parcialmente. Dentro de la crisis económica nacional, el acceso a la vivienda fue una de sus expresiones más significativas y, con ello, el derecho a la ciudad acabó siendo el derecho de algunos privilegiados.
Esquema correspondiente al denominado Plan de Autopista Urbanas. En el centro, se observa el diseño de la AU3. 
Muchas familias sin acceso a la vivienda vieron una posibilidad de solucionar su problema habitacional ocupando aquellas casas que habían sido destruidas para construir la fallida Autopista 3. Algunas de esas casas expropiadas se mantuvieron en pie en condiciones muy precarias, mientras que otras fueron demolidas en su totalidad, quedando solamente la estructura. Es así que algunas de las familias ocupantes tuvieron que reconstruir las viviendas para poder hacerlas habitables. Con el correr de los años el extenso trazado de la ex Au3 se transformó en un espacio público en tanto su administración pertenencia a la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. La categoría de espacio público bien puede ser aplicada aquí a la consideración que realiza Jüergen Habermas en su análisis asociado a la democracia liberal, a la noción de ciudadanía y al poder de la burguesía que comienza a instalarse en las democracias modernas con en el surgimiento de los Estados liberales. Este concepto de espacio público, entendido en su concepción más liberal ayuda a explicar buena parte de lo se pone en juego al analizar la situación de la ex AU3. 
Mapa con la extensión completa de la ex AU3.
Uniendo los barrios de Saavedra y de Pompeya, al Sur
Con el retorno de la democracia liberal a la Argentina, la Ciudad de Buenos Aires, encuentra en su extensión norte-sur una traza de casas ocupadas por numerosas familias que reclaman su acceso a la vivienda y el derecho a habitar la Capital Federal. En ese sentido, el espacio público conformado por la ex AU3 y administrado por el Estado forma, parte de la expresión de políticas de higienización donde lo público es expresado como sinónimo de clase y civilización apta para su uso.
De acuerdo con ello y a partir de mi experiencia de campo junto a los vecinos pretendo trabajar algunas hipótesis bien demarcadas que nos hablan de lo macro y de lo micro. En primer lugar, me refiero a las políticas sociales diseñadas por el Estado y el mercado que apuntan a la expulsión y a reservar la ciudad únicamente para aquellas personas que se lo merecen. Es decirir, aquellos que se adapten a un esquema de meritocracia para los considerados ciudadanos, civilizados que hagan frente a la barbarie. En ese sentido, el ejemplo de la traza de la ex AU3 hace parte de esa invasión plebeya que ocupa la ciudad, que invade el espacio público (entendido en su acepción más liberal-burguesa) y que, paradójicamente, reclama el derecho a la propiedad, a ser dueños de una vivienda. Es en ese aspecto en el cual la lucha puede transformarse en logros colectivos y, aún en medio de paradojas y contradicciones, desafía la historia y la llamada identidad nacional.
 En segundo lugar y pensándolo a escala micro, el caso de la ex AU 3 muestra la manera en que los propios vecinos perciben esas concepciones liberales del espacio. ¿De qué manera los actores en disputa se identifican con aquellas concepciones burguesas asociadas a la civilización y a la barbarie? ¿De qué forma construyen sus identidades los propios protagonistas de la lucha? A partir de una extensa experiencia de campo, de haber habitado y sido parte del conflicto, intentaré dar cuenta de cómo se articulan lo macro y lo micro. La cohesión y el consenso. La lucha popular y los espacios de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario