Graffiti del artista calljero italiano conocido como "Blu·

sábado, 30 de junio de 2018

Parte III: La lucha por la legalización: de Okupas a "ciudadanos"


Aquel espacio público, cuyo trazado se extendía de Norte a Sur, comenzó a ser ocupado en los años de democracia, por centenares de personas que reclamaban no sólo su derecho a la vivienda, sino que comenzaron a exigir el derecho de vivir en la Ciudad de Buenos Aires. Pero, para ello, el Estado debía reconocer su reclamo.
De esta manera, este espacio que, en términos administrativos y de gestión pertenecía al Estado de la Ciudad de Buenos Aires, fue convirtiéndose con los años en un espacio de disputas políticas en el que los vecinos se organizaron para hacer visibles sus demandas, pasando por represiones policiales y desalojos violentos, sin olvidar las diferentes estigmatizaciones expresadas por medios de comunicación y por gran parte de los vecinos propietarios que históricamente habitaban los barrios comprendidos por la ex AU3 y que no comprendían el área afectada al desalojo de entonces.
La ocupación hecha por esas familias comenzó a dar una nueva configuración a la zona: aquellas casas que no estaban afectadas a la traza de la ex AU3 no fueron expropiadas, por lo cual sus habitantes permanecieron en ellas, compartiendo el barrio ahora con una nueva población que llegaba de diferentes latitudes y con otra que había sido inquilina durante el proceso de expropiación que no fue beneficiada por el subsidio y decidió quedarse. Todos ellos reclamando su derecho a una vivienda en la Capital Federal. Es así que este proceso comienza a dar forma a una nueva sociabilidad en aquellos barrios: la convivencia entre los vecinos propietarios, que vivían frente a las nuevas casas de la traza de la ex AU3 y que pasarían a llamarse “frentistas” (tanto a sí mismos como por parte de la administración gubernamental) y los nuevos (otros no tanto) vecinos que ocupaban y levantaban esas viviendas en terrenos públicos, que fueron bautizados como “ocupantes”. De esta convivencia, de la construcción de alteridades e identidades, así como de las heterogeneidades presentes al interior de los campos, principalmente dentro de los vecinos “ocupantes” pero también del rol del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires  se ocupará este artículo.
La exigencia de los vecinos “ocupantes” fue constituyéndose en una organización política que, con los años, aprendió a moverse, enfrentarse y negociar con las diferentes áreas administrativas. Con la organización vecinal se conforma una comisión de delegados elegidos por zonas para luchar organizadamente tanto por el acceso a la vivienda como para frenar los frecuentes desalojos compulsivos. Se forma así una Unidad Ejecutora integrada por delegados, legisladores porteños, funcionarios gubernamentales de la Comisión Municipal de la Vivienda y representantes de los citados vecinos “frentistas” que, como podrá verse más adelante, desempeñan un papel importante en esta historia. Vecinos ocupantes, funcionarios políticos y frentistas aparecerán en el texto como actores protagónicos de la conflictividad espacial en cuestión. La Unidad Ejecutora de la ex AU3[i] sería desde entonces la encargada de administrar el problema de la traza, así como de dividirla en lo que se llamarían Sectores que tendrían una numeración del 1 al 5 y estaban distribuidos según área geográfica para su administración.
Luego de varios años de lucha y de padecer violentos desalojos efectuados por la Policía Federal, el 30 de diciembre de 1998, se sancionó la Ley nº 324 que planteaba puntos importantes para atender la cuestión habitacional para los vecinos de la ex Au3. La ley contemplaba principalmente el reconocimiento legal de la categoría de “ocupantes”. La sanción de esta ley los colocaba como sujetos de derecho. Lo que, en términos legales, los igualaba a aquellos vecinos propietarios y abría las puertas para continuar la lucha por la vivienda.
Para simplificar y no ahondar en detalles técnicos, digamos que la ley dice que el estado debe brindar una solución al problema habitacional. Para ello existen algunas opciones para los vecinos: el Estado brinda la posibilidad de optar por un crédito o por la construcción de viviendas dentro del propio barrio. En la práctica, con el transcurso de los años y cambios de gobiernos, ninguna de las opciones prosperó y hasta el año 2009, los conflictos fueron disminuyendo en tanto ni el estado avanzó con créditos ni con las construcciones. Sin embargo tampoco continuaron los desalojos violentos ni las persecuciones policiales de los primeros tiempos, lo que dejaba tranquilos, de algún modo, a los vecinos que aún mantenían ocupando las viviendas y habitando diariamente los barrios afectados.
Mapa del sector 5 de la ex AU3. Abajo, en el círculo, el trazado completo
de la ex AU3 dividieno en dos  la ciudad  y uniendo el norte con el sur
Mi trabajo se desarrolló en el denominado Sector 5 de la traza de la ex AU3, delimitado por las calles Donado, Av. de los Incas, Holmberg y Av. Congreso, donde se calcula que viven aproximadamente 300 familias. Esta zona tiene la particularidad de constituir uno de los puntos más caros de la ciudad donde confluyen los barrios de Villa Urquiza, Coghlan y Belgrano R.



En este sector es donde pude convivir con las nuevas formas de lucha que comenzaron en 2009. A partir de ese momento los conflictos regresaron a partir de la llegada del entonces Jefe de Gobierno, Mauricio Macri[ii] donde se produjeron nuevos intereses por un barrio muy codiciado por el marcado inmobiliario. Pero, además, este período dio muestra de las distintas alteridades, identidades y disputas que se relacionan ampliamente con la historia nacional y con las políticas públicas.




[i] La Unidad Ejecutora de la ex AU 3 fue el organismo encargado de administrar el área comprendida por la traza de lo que sería la Autopista 3. En dicho organismo se atenderían los reclamos de los vecinos y de allí saldrían varias resoluciones destinadas a la administración de ese espacio.
[ii] Antes de asumir como Presidente en el año 2015, Mauricio Macri ocupó el cargo de Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de los años 2008 a 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario